Carta 18/02/2021

Mañana del 18 de Febrero
Escucho con enorme rabia que una manifestante ha perdido el ojo por el disparo de un Mosso. Se suma a la larga lista de mutilados con total impunidad mientras frívolos psicópatas se lamentan por contenedores quemados y no por las causas que lo provocan como esta brutal represión. Me cuentan también que varios de los detenidos han sufrido agresiones en comisaría, otra cosa que ocultan los grandes medios. Lo que está sucediendo a todos los niveles es gravísimo y exige una respuesta firme y contundente.
Sin la autodefensa de los disturbios que genera su represión no se estaría hablando tanto de la falta de libertad de expresión ni aquí ni en todo el planeta. Sin estas importantes movilizaciones no se hubiera hecho tanto ruído y hubieran tenido más fácil ocultar mi encarcelamiento. Pero los altercados no se deben sólo a este sino que también junta la rabia por trabajos miserables, paro masivo, vivienda a precio de lujo, sanidad destrozada, vulneración de otras libertades y un largo etc. La situación insoportable que imponen ha generalizado el hartazgo que explica los estallidos. Lo sorprendente no es que sucedan, es que no sean más fuertes cuando niegan vidas dignas a la inmensa mayoría.
Dicen que hay otras formas de mostrar el descontento, pero estas las censuran, reprimen y encarcelan. Si impiden que por las buenas se nos escuche y cambien las cosas, no somos nosotros quienes no dejan otra salida que intentando a las malas. Las experiencias históricas recuerdan todos los derechos y libertades que se han conquistado combinando todos los métodos de lucha. El primero que no renuncia a la violencia para imponer todo tipo de injusticias, incluida mi encarcelamiento, es el Estado manchado de sangre antifascista.
El Estado no hubiera podido encarcelarme sin tanta complicidad y colaboración como la del Govern de Catalunya. Fueron sus Mossos quienes me secuestraron y son ellos quienes tienen el control de las cárceles catalanas.
Sus políticos se llenan la boca contra la represión mientras la permiten y ninguno me ha dado una verdadera ayuda. Para colmo criminalizan las manifestaciones y encubren la brutalidad de sus Mossos. Mas allá de los discursos los hechos demuestran todo lo contrario y hay que señalarlos por ello. Decirse independentistas y antifascistas es imcompatible con ayudar al régimen.
Aún queda mucho camino por recorrer, pero es una victoria que se haya desemascarado tanto al Estado aquí e internacionalmente. Eso ha incorporado más personas a la lucha o a simpatizar con esta, ha puesto masivamente encima de la mesa la falta de libertades y ha puesto al Gobierno en un serio apuro. Está siendo una respuesta histórica que conquiste mi libertad o no, sin duda acerca la conquista de nuestros derechos y libertades. Por eso necesitamos aprender más para que la constancia nos permita más victorias. Que jamás logren callarnos y alejarnos de las calles donde está la lucha que más temen.

Un abrazo cargado de resistencia.
Pablo Hasél.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: